33.293 (Fragmento. Ver descripción abajo)
33.293 (Fragmento. Ver descripción abajo)

Clicar abajo para ir al link del video

La deriva. (Fragmento. Ver descripción abajo)
La deriva. (Fragmento. Ver descripción abajo)

Clicar abajo para ir al link del video

Los bañistas. (Fragmento. Ver descripción abajo)
Los bañistas. (Fragmento. Ver descripción abajo)

Clicar abajo para ir al link del video

Summa Cum Laude. (Fragmento. Ver descripción abajo)
Summa Cum Laude. (Fragmento. Ver descripción abajo)

Clicar abajo para ir al link del video

La nadadora I. (Fragmento. Ver descripción abajo)
La nadadora I. (Fragmento. Ver descripción abajo)

Clicar abajo para ir al link del video

La nadadora II. (Fragmento. Ver descripción abajo)
La nadadora II. (Fragmento. Ver descripción abajo)

Clicar abajo para ir al link del video

58 días
58 días

Clicar abajo para ir al link del video

La búsqueda. (Fragmento. Ver descripción abajo)
La búsqueda. (Fragmento. Ver descripción abajo)

Clicar abajo para ir al link del video

VIDEOS:

1- 33.293 (El cruce)

 

2019

Video HD multicapa monocanal

Duración: 04:51”

  

El Mediterráneo representa, en la mente de millones de personas, la barrera que separa al hambre de la prosperidad. Sus aguas son para ellas la frontera entre abusos de toda naturaleza y respeto a los derechos fundamentales. Pero esa imagen es una idealización, pues miles de migrantes cada año se enfrentan, no sólo a la violencia de un mar indómito, sino a la avaricia, indolencia, perversión, complicidad e ineficiencia de gobiernos, autoridades, mafias y bandas para las que la vida humana solo representa un beneficio económico.

 

Es muy difícil imaginar el nivel de desesperación que alguien debe tener para enfrentar ese peligroso viaje intercontinental, que no solo está poblado de incesantes horrores a lo largo de las diferentes rutas africanas desde sus países de origen hasta las costas, sino de la exclusión, explotación y maltrato al que son sometidos los que logran tener la suerte de cruzar las aguas con vida.

 

Un número impensable de personas no logra su cometido. Su viaje termina -al igual que su vida- en las abismales aguas del mar. Desde 1993 hasta 2019, la cifra estimada de ahogados en el Mediterráneo fue de 33.293. Pero esta cifra no ha dejado de aumentar continuamente y es seguro que, mientras usted lee este breve comentario, haya crecido.

2- La deriva

 

2021

Video HD multicapa monocanal

Duración: 01:57”

Colaboración de Beatriz Santini y Giancarlo Orco

  

 

El 2 de agosto de 1993, 15 cubanos salieron de Cienfuegos en una pequeña embarcación. Apenas a los dos días se dañó el motor y estuvieron a la deriva durante dos semanas, hasta que una ola embravecida hundió la barca y los tripulantes quedaron flotando por siete horas en el mar. Un grupo de pescadores se topó con ellos ya cerca de la costa de Cozumel. Siete -varios niños- murieron.

 

El gobierno mexicano deportó a Cuba a los sobrevivientes, contra su voluntad, y 5 estuvieron detenidos en la isla. Una cadena de atrocidades que recuerda el martirio de Sísifo. Una pena tras otra.

 

3- Los bañistas

 

2021

Video HD multicapa monocanal

Duración: 01:58”

 

 

El 2 de septiembre de 2000 una imagen inconcebible recorrió el mundo. Ese año cientos de pateras cruzaban el Estrecho de Gilbraltar cargadas de inmigrantes magrebíes, muchos de los cuales terminaban como cuerpos encallados en las costas españolas. La imagen mostraba a un grupo desenfadado de turistas, bañándose en las playas de Tarifa, en cuyas arenas se encontraban tendidos desafortunados migrantes ya sin vida. Mostraba dos escándalos en un mismo encuadre, cada uno mayor que el otro. La presencia de los cuerpos inanimados, un signo descarnado de nuestros fracasos como colectivo humano y la de los cuerpos vivos de turistas disfrutando del mar, ajenos del todo a la ignominia que les rodeaba: otro fracaso del mismo colectivo.

 

 

4- Summa Cum Laude (El niño de Mali)

 

2019

Video HD multicapa monocanal

Duración: 02:20”

 

 

El 18 de abril de 2015, un barco pesquero egipcio, en cuya proa estaba escrito Bendito Allah, zarpó de las costas de Libia. Normalmente llevaba a una veintena de pescadores, pero en esa ocasión fue cargado con unas mil personas, víctimas de la desesperación y el tráfico humano.

 

La mayoría de los pasajeros era del África subsahariana -entre ellos varios niños, que por primera vez veían el mar- y había logrado sobrevivir al indecible viaje desde sus países de origen, acechados por criminales de toda naturaleza, que aprovechan la indefensión de estos migrantes forzados para esclavizarlos, expoliarlos y, en el mejor caso, tras cobrarles desproporcionadas sumas de dinero, ofrecerles el cruce del Mare Nostrum para llevarlos a Europa.

 

Un niño de Mali, de unos 14 años, estaba entre este lote de migrantes. Había sido un excelente estudiante, por lo que decidió -probablemente con la ayuda de su madre- coser dentro de un bolsillo de su chaqueta, sus brillantes calificaciones, seguro de que estas -todo el esfuerzo de su breve vida- serían su mejor credencial para esa nueva etapa de oportunidades que soñaba.

 

Pero la barca se hundió, y con ella los sueños del niño de Mali, y de otros centenares de pasajeros, en el que constituye el mayor naufragio -y la mayor vergüenza- de los últimos tiempos en el Mediterráneo Central.

5- 8 km (La nadadora I)

 

2021

Video HD multicapa monocanal

Duración: 03:43”

Colaboración de Magdalena Fernández

  

6- 8 km (La nadadora II)

Duración: 03:16”

Colaboración de Beatriz Santini

 

A finales de abril de 2019, Yubreilis Merchán, de 22 años, se escapó de su casa para huir del hambre y la desesperanza. En el pueblo de Güiria, embarcó en un pequeño bote pesquero junto con otras mujeres, bajo el mando de hombres que las sacaban ilegalmente de Venezuela hacia Trinidad, con la promesa de darles trabajo y comida en la vecina isla. En realidad, las habían secuestrado y planeaban obligarlas a prostituirse, como ya habían hecho con muchas otras mujeres, víctimas del hambre, la falta de oportunidades y la desolación. Más de 5.000.000 de venezolanos han tenido que abandonar su país, muchos de ellos caminando y sin más recursos que su propio cuerpo, en lo que se ha descrito como el mayor éxodo del mundo contemporáneo. El escape por el mar entre Venezuela y Trinidad, es de los más dramáticos, peligrosos y sórdidos.

 

La embarcación se adentró a toda velocidad en la turbulenta y letal Boca de Dragón, pero la sobrecarga hizo que comenzara a zozobrar en alta mar. En muy poco tiempo, el bote se hundió con sus 38 pasajeros, dejando una estela de mujeres desesperadas que gritaban los nombres de los hijos que habían dejado en Venezuela. Las que no nadaban trepaban sobre las que sí, en sus últimos intentos por respirar.

 

Yubreilis tenía la fortuna de haber aprendido a nadar, gracias a la insistencia de su madre. Pensando en sus tres hijas, comenzó a hacerlo junto con otra mujer, hacia un afloramiento rocoso en la lejanía. Nadaron durante horas los ocho kilómetros que las separaban de tal promontorio, la Isla de Patos, a la cual llegaron exhaustas, pero vivas. Solo nueve pasajeros se salvaron. Muchos niños se quedaron sin ver nunca más a sus madres, expulsadas por la criminalidad e ineptitud del gobierno de su país y devoradas por la insaciable Boca del Dragón.

 

 

7- 58 días

 

2021

Video HD multicapa monocanal

Duración: 03:43”

Colaboración de Beatriz Santini y Giancarlo Orco

 

 

 

El 15 de abril de 2020 la guardia costera de Bangladesh rescató a 382 refugiados rohinyás que se encontraban a la deriva en las aguas territoriales de ese país. Llevaban 58 días en el mar y estaban muriendo de hambre. Ya 32 de ellos habían muerto desde que zarparon y sus cuerpos fueron arrojados al agua.

 

La tragedia de los rohinyás -el grupo humano más perseguido del mundo, según la ONU- comenzó en el 2017, tras una brutal represión militar contra los miembros de esta minoría étnica, aislada entre la mayoría budista de Myanmar. Miles se lanzan al mar intentando llegar a Bangladesh, Tailandia y Malasia. Pero huir de su país, como ocurre con todos los migrantes, no representa un alivio para los rohinyá. En muchos casos, son víctimas del tráfico en los países de recepción. Los esperan prostitución, explotación infantil, esclavitud. Hay incluso una política clandestina del Reino de Tailandia para vender a las bandas de tráfico humano a los refugiados que llegan a sus aguas, y a los que no califican para ser negociados, sencillamente matarlos.

8- La búsqueda

 

2021

Video HD multicapa monocanal

Duración: 03:10”

Colaboración de Alejandro Antoni

 

  

 

No todas las personas son indiferentes a la tragedia de los migrantes que, a lo largo y ancho del planeta, se lanzan a las grandes aguas, con plena consciencia de que su vida puede terminar en ese intento. Mientras la burocracia, el fascismo, la indolencia y la maldad juegan en sus tableros y deciden la suerte de miles y miles, otros tantos dedican -y arriesgan- sus vidas a brindar apoyo y echar una mano a las víctimas de tanto atropello. Son estos los rescatistas, que, con medios exiguos e insuficientes, dedican horas y horas a escudriñar los inagotables rincones de las aguas infinitas, tratando de buscar agujas en el pajar. También padecen de hambre, frío, agotamiento. Aturdidos, exhaustos, confundidos, enfrentándose a mafias y autoridades cínicas, continúan su inagotable labor, con la esperanza de encontrar y rescatar algún humano cuya suerte les llena de vergüenza y dolor. Este video está dedicado a la heroica labor de estas personas que reivindican la condición humana.

Es bien sabido que la vida se originó en el mar. Más del 70% de nuestro planeta se encuentra cubierto por él, y de él depende el equilibrio de los ciclos vitales de todo el orbe. Nada más extenso que sus aguas, llenas de profundidades, marejadas, fuerzas voluptuosas y poderes inconmensurables asociados al todopoderoso dios Neptuno. Pero a pesar de la violencia y el temor que ejercen los mares y océanos sobre los inermes seres humanos, miles de personas se lanzan cada año en sus aguas, huyendo de otras personas. De la violencia y sicopatía de sus congéneres.

 

No hay palabras que puedan navegar el torrente de emociones extremas en las se sumergen los que tienen la osadía de lanzarse al mar como último recurso. Tal vez sea a través de las imágenes que podamos intentar acercarnos a su insondable desconsuelo.

 

Es bien sabido que la vida se originó en el mar. Lo inaceptable es que permitamos que tantas veces se termine en él.