Se estima que el origen del Homo sapiens,  en el África subsahariana, ocurrió hace unos 300.000 años y desde entonces comenzó la expansión de la humanidad hasta llegar a la conquista de todos los lugares habitables del planeta.

 

Los restos más antiguos se han encontrado en África  Oriental. Suponiendo  que ese sea el sitio originario de la especie, todos los que habitamos fuera de él, somos los hijos de la migración. El ADN de los humanos modernos es un mosaico construido a partir de una mezcla continua, producto de un viaje sin fin.

 

Las migraciones constituyen un fenómeno sumamente complejo que responde a causas muy diferentes. A nivel mundial hay oleadas de emigrantes que huyen de sus sitios de origen, por múltiples causas, con la esperanza de tener una vida mejor. Según la ONU, hay 250 millones de migrantes, un 3,3% de la población mundial

 

En el año 2014, debido a una crisis social inédita en Venezuela, mi país, tuve que emigrar a Barcelona. Desde entonces el hecho migratorio ha sido figura central en mi vida. Hace algunos meses decidí indagar, a través del estudio de mi ADN, sobre el origen de mis ancestros. Cuando recibí los resultados del análisis comprendí la magnitud del proceso migratorio. Mi ADN contiene la historia de la migración humana muy bien representada: existe en él información de 21 grupos genéticos del mundo.

 

En virtud de que actualmente soy emigrante, decidí emprender este proyecto, que he llamado Yo somos, en el que quiero destacar la diversidad y movilidad del ser humano y plantear una reflexión sobre la migración como proceso constitutivo de la especie desde sus orígenes. Busco poner sobre la mesa el tema de la imposibilidad de las razas puras e inmóviles y resaltar la diversidad, no sólo en las culturas y naciones, sino hasta el nivel individuo.

 

A partir de superposiciones digitales de retratos de personas que, como yo, han emigrado a Barcelona desde cada uno de los sitios mencionados en el informe sobre mi ADN, he construido varias series de imágenes, videos e instalaciones relativas al hecho de migrar y algunas de sus consecuencias (la memoria, la separación, los encuentros, etc.), en un juego que va entre lo científico y lo metafórico.

Please reload